Seleccionar página

Si buscabas un tour tranquilo pero lleno de curiosidades muy cerca de la plaza de Armas, este tour está hecho para ti. Si ya visitaste las principales atracciones turísticas de Cusco pero aún no conoces su mercado principal, déjanos decirte que aún te falta mucho por conocer. El mercado de San Pedro reúne todas las variedades de alimentos de Cusco y podrás conocerlo a fondo en esta ruta a pie. Este es un tour en el que aprenderás sobre los productos, variedades de tubérculos, aromas y costumbres que forman parte de la cultura de Cusco. Podrás hacer degustación de alimentos y comprarte los recuerdos que desees. Sin duda, una opción interesante para saber aún más sobre esta enigmática ciudad. El mercado de san pedro fue creado por el ingeniero francés que diseño la torre Eiffel. El fue el encargado de la construcción de este mercado, es el mercado mas antiguo del cusco. Donde se apreciar las costumbres tradicionales. No puedes dejar de probar los jugos que ofrecen los vendedores, preparados en el momento y sumamente frescos. Encontrarás gran variedad de mezclas de frutas, que dependiendo de tu procedencia, seguramente te parecerán algo exóticas. Podrás elegir entre la selección de papaya, kiwi, piña, fresa, mango o chirimoya, todas frutas que se encuentran apiladas a la vista de todos y muy frescas. No puedes dejar de ir a la sección de flores donde encontraras flores nativas de la zona con unos aromas muy agradables que recién fueron cortadas El Mercado San Pedro se especializa en comestibles, y que es ideal para que el viajero se sacie de comida regional y con muy poco dinero, dentro de ello podemos encontrar el caldo de cabeza de cordero, gallina, cordero, un rico escabeche que no puedes dejar de probar en tu llegada, también hay la sección de carnes donde se puede apreciar diferentes cortes de cranes , aquí no se desperdicia nada tenemos desde sesos, patitas, viseras, todo se consume, ofrece variedad de productos y mejor infraestructura, apuntando especialmente a atraer al turismo. En los corredores sin mucha iluminación cuelgan innumerables faldas de colores, de las que llevan las mujercitas. Metidas en sus sucuchos se ven modistas cosiendo en vetustas máquinas de coser, remendones zurciendo y arreglando sombreros y zapatos, sastres afanándose sobre chaquetas llenas de hilvanes. En los siguientes puestos hay telas, vestidos, ropa para hombre, velas, canastos, sombreros, tejidos, zapatos, ojotas y chullos.